Nueva Imposición de la Medalla Euopea al Mérito en el Trabajo a Imanol Arias y a destacados profesionales
4 marzo, 2020
Día Internacional de los Museos
Día Internacional de los Museos 2020
18 mayo, 2020
Show all

Europa Celebra su Día

El 9 de mayo de 1950, hace setenta, el francés Robert Schuman, pronunciaba un discurso de carácter social e integrador, que apostaba por la convivencia y por la paz mundial. Valores que a partir de ese momento Europa se proponía liderar desde la unidad, invocando un conjunto de valores que se materializarían con la creación de un proyecto transnacional; la Unión Europea. Y por ello desde hace treintaicinco años (9 de mayo de 1985), los habitantes del viejo continente celebramos de múltiples formas ese espíritu transformador e inclusivo que, superando múltiples obstáculos, mantiene vivo todo su vigor y su vigencia.

 

La cuna de la gouche divine, de la Nouvele Vague, del Neorrealismo Italiano, del Espresionismo Alemán, del Dogma 95, del Blasploitation, de la Escuela de Barcelona o de la Movida Madrileña, hunde sus raíces en un intrincado amasijo de batallas, guerras, revoluciones, invasiones, insurgencias o alzamientos militares que liquidaron feudos e imperios, destronaron reyes y construyeron en la imaginería de este gran pueblo el sueño de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Tribus convertidas en sociedades ilustradas, dieron paso a un sistema de organización –a menudo no menos tribal – que sentó las bases de una sociedad moderna. Si algo caracteriza este sistema occidental y libertario que es Europa, es el sentido de autocrítica, sin el cual no hubiéramos avanzado hacia un formato de gobierno, que nacía en la Grecia Clásica, en el corazón de este continente, y que miles de años después tras abyectas amenazas de supresión, mantiene intactos sus principios. En Europa arrancó la Revolución Industrial, los movimientos sociales y sindicales más influyentes; el fascismo y el marxismo, la socialdemocracia, el liberalconservadurismo o la democracia cristiana (amén de todas las múltiples fusiones posibles). Europa es también el escenario de guerras civiles, de ocupaciones internas, de declaraciones de independencia, de las dos grandes guerras mundiales y del colonialismo. Nuestra arquitectura reverbera en las grandes ciudades de África, Asia y América como símbolo de un tiempo de expansión, de errores, de aciertos, pero sobre todo de reflexión, deuda y solidaridad.

 

El pasado vive entre nosotros, convivimos con el fantasma de los recuerdos de glorias y caídas, aprendiendo de nosotros mismos y creciendo por encima de las mitos que nos contaron. El nacionalismo –centrífugo o no-, el patriotismo –exultante o circunspecto-, la religión, todos los complejos y todos los anhelos de esta sociedad sofisticada y refinada, amante del arte moderno, del espíritu nihilista, del impresionismo, de la ópera, el flamenco, la canción protesta, al moda más chic y los restaurantes más cool, son Europa. El supremacismo blanco, nacional, cristiano y heteronormativo, ha dado paso a un espacio para la pluralidad y la diversidad. Europa se ha transformado en un espacio para la libertad de pensamiento, para la modernidad, la inclusión, la igualdad y la participación. La Europa de los derechos reconoce como Europeas a todas las comunidades religiosas. Nuestro carácter intercultural es hoy uno de los estandartes que con los que Europa se presenta ante el mundo. Este mundo nuestro sigue deslumbrando al resto del planeta con sus grandes conquistas sociales, con su ingenio empresarial, su exuberante escena cultural y por mostrar, en un debate abierto, propuestas que cada uno de nosotros y de nosotras expone para indagar en la unidad y la solidaridad.

Este año Europa celebra confinada y de forma virtual los valores y la diversidad que unen nuestros destinos. Le recuerda al mundo, sus muchas aportaciones, desde la extraña belleza brevemente silenciada por una pandemia que nos invita a explorar nuevos escenarios. Hoy cada una de las estrellas de nuestra bandera, convocan la esperanza y el valor con el que seguiremos inspirando al mundo. Hoy Europa se reinventa para reconstruir, el día después, un sueño de identidad múltiple, más fuerte, solidario, deslumbrante y autosuficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »